Malcriar a los hijos no… pero si mímales con mucho amor

Malcriar a los hijos. Un tema peliagudo porque existir los niños mimados claro que existen, ¿padres permisivos? También. ¿Sociedad intolerante? Desgraciadamente, también.

malcriar a los niños

Los padres que son demasiado permisivos sin quererlo estarás criando niños mimados a causa de no haber puesto normas y límites a tiempo. Pero poner normas y límites no significa ni mucho menos tener que ser un padre autoritario o dictador.

Las normas sirven para entender la responsabilidad de los actos, la guía que necesitan los niños de sus padres ante la vida diaria. En las normas y en los límites de cada casa debe existir flexibilidad, porque cada día son unas circunstancias diferentes, pero siempre pensando en el bien a largo plazo de los hijos.

malcriar a los hijos

Cómo funciona el mundo

El primer trabajo de los padres es enseñar a los niños cómo funciona el mundo, el mundo de verdad, el que se encontrará al salir por la puerta de casa. Si la relación de los padres con los hijos se basa en bienes materiales, es seguro que el niño no conocerá ni lo que significa el amor, ni lo que significa la palabra gratitud.

Aunque no seas la única influencia de tu hijo en este mundo, sí que eres la mejor de todas y la que tiene más peso. Si vives en una sociedad consumista, intolerante o materialista, no importará en absoluto si sabes criar a tu hijo dentro de una educación emocional donde las emociones sean las primeras protagonistas.

No hagas tantos regalos

Tus hijos no necesitan más regalos para saber que les quieres, tus hijos necesitan de ti, de tu tiempo y de tu risa con ellos. A veces un simple paseo te acercará mucho más emocionalmente a tu hijo que el último video juego.

malcriar a los hijos

Habla con tus hijos diariamente sobre sentimientos

Asegúrate de que los valores que construyes en tu familia van dirigidos al éxito de tus hijos. El éxito no se consigue golpeando, manipulando las emociones o pensando que el coche que conducirán les hará mejores. ¡Ni mucho menos!

Deberás asegurarte que tus hijos definirán la felicidad pudiendo sentarse para hablar contigo, que su inteligencia es igual de importante que su creatividad, que la compasión y la gratitud es igual de importante que el trabajo bien hecho, etc.

Ayuda a tu hijo a tener metas, a valorar las cosas, a saber ganarse lo que quiera conseguir, dile que no cuando debas decir que no y di que sí cuando debas decir sí. Pero sobre todo ama a tus hijos, abrázales, quiéreles y dales todo el amor del mundo… porque eso no malcría.

No malcriar con cosas materiales en lugar de amor o tiempo de calidad.

 
Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google + Gracias :-)  

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.