Trucos para hacer más agradable la visita al hospital

Cuando un peque tiene que acudir a un hospital o a un centro médico a realizarse algún tipo de prueba, sea o no muy invasiva, sus niveles de cortisol se ponen por las nubes.

Es normal que el o la peque sienta estrés en un espacio donde reina la incertidumbre porque no sabe a ciencia cierta qué le va a dejar o dejar de hacer y donde además le suele acompañar una madre o un padre más o menos nerviosos que sí saben a lo que van.

En el caso de los bebés que toman pecho, ofrecerles la teta mientras le practican la prueba puede aligerar el malestar o la ansiedad ya que, a parte de que se sienten más seguros, hay estudios que ya hablan sobre la tetanestesia (el poder de la teta de una mujer no dejará nunca de sorprenderme) como método para hacer más pasable el trance de alguna prueba médica.

El truco de la tetanestesia es algo que he probado en mis propias carnes, y por eso os puedo decir que funciona. Cuando le tuvieron que repetir la prueba del talón a mi pequeña de apenas 15 días, prueba en la que la enfermera por no pincharla de nuevo apretaba y apretaba el talón para extraer la última de las seis dichosas gotas que tenían que caer en la cartulina…no lo dudé, saqué mi arma de madre y la niña se lo tomó de otra manera, dejando de llorar desconsoladamente.

Cuando les han tenido que poner alguna vacuna, lo mismo.

Un-niño-bebe-dosis-leche-en-Consulta-Alergología-hospital

Iniciativa del Hospital Sant Joan de Dèu

En el Hospital Sant Joan de Dèu han puesto en práctica una iniciativa que consiste en llevar a cabo ciertos rituales por sistema, dentro de su protocolo, para hacer más llevaderas las visitas y pruebas a los y las peques. En el caso de pinchazos, sondajes o extracción de puntos se utilizarán cremas o gases anestésicos. Según la anestesióloga Marina Perelló, “no es tolerable que un niño o niña sienta dolor o ansiedad cuando le realizan un pequeño procedimiento en un hospital”.

Entre los recursos de los que habla el hospital se encuentra el uso de cremas anestésicas, la mascarilla de óxido nitroso mezclado con el 50% de oxígeno como forma de sedación sin llegar a dormir, un dispositivo con forma de abeja que distrae los nervios cercanos al punto a tratar con frío y vibración o la simple administración de agua con sacarosa.

Iniciativas así siempre son de agradecer. ¿No os parece?

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.