Mi hijo me señala con el dedo y me llama “papa”

Se supone que el síndrome que sufren los niños, (también mi hijo) ante un posible abandono de su madre, imaginado por supuesto, se produce alrededor del año. Antes de cumplirlo en la mayoría de los casos, de hecho.

mi hijo señala con el dedo a papá

Hay momentos en los que su madre no puede ni moverse. Increíblemente, incluso cuando él parece que está ensimismado con algún juguete o actividad, si mi mujer trata de escabullirse, enseguida se gira, protesta o lloriquea (con ese lloro de cuentista experimentado que le sale ya tan bien…) y consigue que su madre no se mueva ya no de su lado sino de su “zona de influencia”.

Por otro lado, acabamos de estar con mis suegros y el niño por su abuelo siente auténtica devoción. Le busca, le llama, se ríe nada más verle. Salvo por la presencia de su madre, parecería que a mi hijo la sola presencia de su abuelo le es suficiente.

Cuento todo esto porque uno asume total y absolutamente su papel de secundario en esta película.

mi hijo y el amor inmenso hacia el

Y de secundario de los malos. Al fin y al cabo soy yo el que más le dice que no tiene que hacer tal o cual cosa. Soy yo el que le pone los límites (aunque mi mujer, es verdad, no le levanta castigos y se muestra igual de seria cuando hace algo mal). Estoy convencido que me ve como el “autoritario” de la casa. Aunque también soy el que se tira al suelo a jugar con él, el que le pone sonrisilla de pícaro (que también imita ya, el chaval) cada vez que “hago” que voy a por él…

mi hijo me conoce

Por eso, cuando últimamente me señala con su dedito, me sonríe y me dice “papá” me creo que le hombre más feliz del mundo. Se dan por buenos todos los demás momentos en que el caso que me hace es relativamente reducido.

Y si, además de llamarme con esta palabra que en sus labios suena tan bien, viene corriendo y se me abraza a las piernas o, si estoy sentado, recuesta la cabeza sobre mi muslo… ay, no puedo más que decirle al oído lo muchísimo que le quiero y lo muchísimo que siempre le querré.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.