Mi hijo : ¿qué preferencias deportivas podrá tener?

Ayer en la oficina me preguntaron por mi hijo. Tras los manidos comentarios de cómo pasa el tiempo, dieciséis meses ya y esas cosas, quisieron saber cómo se porta.

mi hijo juega la fútbol

Yo dije que era un poco trasto pero, vamos, como todos los niños de su edad. Especialmente los niños, además.

Un compañero me dijo que estaría todo el día con la pelota, dándole patadas y poniendo en peligro el mobiliario doméstico.

Pero yo le contesté que no, que mi hijo juega con un balón que tiene de vez en cuando pero enseguida se cansa, tienes más pelotas de goma espuma, blanditas pero no las hace mucho caso…

Sin embargo, se vuelve loco con las motos y con los coches.

Gira la cabeza cada vez que pasa por delante nuestro un coche y cuánto más grande, mejor, más se admira (¡¡¡No os podéis imaginar cómo pone los ojos cuando ve pasar el camión de la basura!!!).

mi hijo y los deportes

Cuando pasamos cerca de una moto quiere aproximarse a toda costa, no le importa si está el dueño en ella o no (lo que ha provocado las risas de más de uno, tengo que decir…).

Y siempre que volvemos en coche a casa y paro el motor, enseguida le echa los brazos a su madre desde la sillita indicándola claramente que quiere pasarse conmigo delante. Una vez juntos, se agarra al volante, lo mueve, incluso hace el sonido del motor. Toca botones, saca el CD del aparato de radio, pone las largas… y su cara de satisfacción es de las mejores que le hemos podido ver.

mi hijo y los coches

Lo malo es que se quiere conducir todos los coches y a un niño tan pequeño resulta difícil explicarle que si no es tuyo el coche es complicado entrar jajajajaja

Para mí estos indicios son una lástima porque yo soy muy futbolero y tenía la esperanza de que pudiéramos compartir esa afición aunque igual cambia en el futuro.

Pero también es posible que no lo hagan: otra compañera de trabajo me dijo que su hijo era exactamente igual de pequeño, no prestaba atención a los balones y sí a los coches y ese gusto por el motor se ha acrecentado con el tiempo al mismo ritmo que la pérdida de interés por los deportes de balón.

Qué le vamos a hacer…
 
 Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.