Nuestro hijo ! ya dice mamá ! en su repertorio habitual

Como un juego, nuestro hijo lleva ya varios meses experimentando con su voz, con sus tonos, con la combinación de un par de vocales (la “a” y la reciente incorporación, la “e”, que emplea en ocasiones muy especiales) con consonantes “palatales” (la “n” y la “t”).

Así pues, las sílabas “na” y “ta” en sus distintas mezclas, intercaladas con vocales sueltas, con gruñidos y modulaciones eran su repertorio habitual.

nuestro hijo ha dicho mama

Recientemente, hace apenas un mes, nos dimos cuenta que cuando quería dirigirse a su madre, utilizaba siempre una misma variación de sus combinaciones y pronunciaba “aná”. Solía acompañarlo de cierto tono perentorio de apremio, como si quisiera dejar clara su necesidad de tener a su madre al alcance lo antes posible.

Era lógico que la primera dedicatoria oral en forma de palabra (o lo que se asemeja a una palabra) fuera para su madre, que es el foco de su existencia, el centro de su universo, su universo entero.

Sin embargo, en momentos de relajación (así lo veo yo desde mi papel de secundario que muere en la segunda escena), adivinamos a nuestro niño el uso de la combinación “tatá” cuando quería dirigirse a mí.

Aunque de esto, por desgracia no estamos tan seguros.

nuestro hijo habla

El caso es que su evolución lingüística continúa y ahora, con once meses y medio, ya ha empezado a decir “mamá”.

Al principio, la pronunciaba sin acentuarla correctamente, es decir, como si pusiera el acento en la primera sílaba, “mama”. Pero nos dábamos cuenta que no la usaba para llamar a nadie, ni siquiera a su madre.

nuestro peque

Yo creo que simplemente estaba haciendo sus propios experimentos porque, al fin y al cabo, la “m” era su primera consonante “labial”. Tenía que probar, escucharse, seguir probando y seguir perfeccionando la tarea de empezar a hablar con sentido. Pero ha llegado el día, en la Semana Santa de este año 2014, como si se tratara de un milagro o una revelación propios de este tiempo, que ha pronunciado una, dos, tres veces, y todas dirigiéndose al destino de sus palabras, su madre, la ansiada primera palabra: “mamá”.

 Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.