Nuestros hijos serán zurdos o diestros. ¿Cuando lo sabré?

Todos nos hemos preguntado alguna vez, al ver a nuestros hijos agarrar algo o golpear algo con el pie, que cuándo se podrá saber si el niño va a ser zurdo o diestro.

nuestros hijos sonzurdos

Dada mi devoción personal por el fútbol, suelo decir algo que se dice mucho entre aficionados al balompié con hijos: “¡Por Dios, que se bueno al fútbol y nos salga zurdo, que nos saca de pobres!”Esto se dice porque en el fútbol, como creo, en muchas otras actividades, los zurdos se cuentan con los dedos de una mano y si sale uno bueno, se lo rifan.

Por supuesto, es broma, no pretendo en absoluto dirigir los pasos de mi hijo de casi dieciséis meses para que sea esto o lo otro, no faltaba más…Pero sí me ha entrado la curiosidad de saber en qué momento un niño se “decanta” por ser diestro o zurdo.

nuestros hijos serán zurdos o diestros

Y he puesto bien “decantarse” porque, primero, no parece que haya componente hereditaria (es decir, el hijo de un zurdo no será zurdo necesariamente) y, segundo, porque durante bastantes meses desde el nacimiento del pequeño, suelen usar indistintamente ambas manos y ambos pies con lo que es imposible deducir con una temprana edad lo que acabará siendo.

Posiblemente, si le fomentásemos (de un modo saludable, sin imponer nada) que siguiese empleando indistintamente ambas manos a medida que pasaba el tiempo, conseguiríamos unos perfectos ambidiestros, hecho que para nuestros hijos podría suponer una gran ventaja.

nuestros hijos zurdos

Recuerdo que uno de mis hermanos, claramente zurdo, recibía una pequeña reprimenda por parte de mi padre cuando comía con la izquierda y se obligaba a comer con la derecha. Consecuencia de aquello: mi hermano escribe con la derecha torcida como si fuera zurdo y, lógicamente, tiene una letra horrorosa…Sin embargo, lo habitual es que ellos “jueguen” con ambas manos hasta que tienen entorno a los cuatro años que es cuando finalmente toman su camino en este aspecto.

Hay ciertos gestos que nos indicarán, a esa edad o un poco antes, si nuestros hijos serán zurdos o no.

Con qué mano agarran algo lanzado al vuelo, con qué ojo miran a través de un tubo o con qué pie le dan a un balón. No obstante, también hay que tener en cuenta que se puede ser zurdo de mano y diestro de pie y al revés.

De momento, mi hijo está jugueteando con su posibilidad de usar ambas extremidades y, nosotros, ojo avizor para tratar de detectar señales…

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.