Obstrucción mamaria, conoce sus síntomas

Obstrucción mamaria, así conseguí hacerla desaparecer.

Esta mañana me he levantado con un dolor en uno de los pechos. No podía ni levantar elinfección mamaria brazo para coger cosas del estante. Es el derecho y siempre me ha costado más dar de mamar con este pecho que con el izquierdo. Dicen que el bebé siempre se siente más a gusto mamando del pecho izquierdo, no porque esté forjando su tendencia política tan temprano, sino porque escucha el latido del corazón de su mami, el mismo que estuvo escuchando durante los nueve meses de gestación.

Además del dolor, que era cercano a la axila, he notado que este pecho estaba algo inflamado y me he imaginado que se había hecho un pequeño almacén de leche que no podía salir. Así que he buscado información en Internet sobre “obstrucción mamaria” y de algunos blogs de asociaciones de apoyo a la lactancia materna (gracias gracias gracias infinitas, porque la verdad es que las mamás que damos pecho estamos un poco desamparadas dependiendo de la persona que te atienda en el ambulatorio).

4 patas

He podido confirmar que el dolor por la obstrucción mamaria suele aparecer cerca de la axila y siguiendo el consejo entre otros de la ducha caliente me he pasado el teléfono de la ducha bien calentito durante un buen rato, mientras masajeaba el pecho en dirección hacia el pezón.

Luego le he ofrecido ése pecho a mi bebé y lo he colocado en posición de rugby, intentando que su barbilla estuviera dirigida hacia mi axila, que es donde notaba el bulto y voilà!!! después de su efectiva succión, sólo me queda una pequeña molestia. Espero que en un par de días, que es lo que dicen las expertas, este haya sido otro episodio de la lactancia para el recuerdo.mastitis lactante

Gracias a todas las mamis que dedican su tiempo a fomentar la lactancia materna y a escribir información en sus blogs para que otras podamos hacer uso. 

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Lactancia. Guarda el enlace permanente.