Operación pañal en marcha: ¿orinal o reductor para el wc?

Entre los dos y los tres años se pone en marcha la llamada “operación pañal“. Algunos antes, otros después, va llegando el momento de que los peques comiencen a ser independientes y autónomos y hagan sus necesidades en el baño, como los mayores.

El verano resulta un momento idóneo para las pruebas, por aquello de “si se mojan, no pasa nada”. No hace frío y no importa que pasen un rato con la ropa húmeda, cosa que en invierno es más incómodo.

Si crees que a tu peque ya le ha llegado el momento, ahora te toca a ti decidir: ¿qué le compro? ¿El orinal de toda la vida o un reductor para el WC?

El orinal, el clásico de los clásicos

Operación pañal. Orinal

Imagina que te entran ganas de hacer tus necesidades y el lugar para ello está tan alto que tienes que coger un escalón, situarlo en la posición correcta, bien pegado al váter, bajarte la ropa, subir y, por fin, evacuar. La tragedia está asegurada. ;)

Para comenzar en estos menesteres, nada mejor que un orinal, sencillo y liviano. O no, para eso están los gustos. ;)

Lo importante es que sea accesible para el niño y que le guste, que no le genere ningún tipo de repulsa. Los hay con forma de animales, de motos, de coches, que simulan un retrete… Y hasta con música, para premiar al niño en su hazaña escatológica. Todo sea porque la “operación pañal” no sea un fracaso.

El reductor para el WC

Operación pañal. Reductor wc

Lo bueno de usar un reductor es que todo lo que sale cae al WC y basta únicamente con tirar de la cadena, lo que no ocurre con el orinal. Pero también es verdad que en cuanto a accesibilidad, gana la primera opción.

El reductor es recomendable para los peques que ya no lo son tanto, cuando ya dominan el arte de subir y bajar el escalón que les eleva hasta el wc.

Eso sí: los peques prefieren un reductor que sea blandito, para estar lo más cómodos posible. ¿Y quién no?

El 3 en 1 para la “operación pañal”: orinal, reductor y escalón.

Operación pañal. 3 en 1Pues oye, un invento. Porque si estabas dudando entre las dos primeras opciones, hasta el punto que ibas a terminar comprando las dos por separado, quizá el “3 en 1″ te soluciona la vida. En solo un artilugio tienes el orinal, el reductor y el elevador o escalón para que el niño pueda subir al wc. Práctico, ¿verdad?

¿Ya has escogido? Entonces, ¡que la fuerza te acompañe en la “operación pañal”! ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Compras y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.