¿Porqué los niños pegan a partir de dos años?

Ayer me hice esta pregunta, ¿Porqué los niños pegan a veces ?.  Y es que el otro día,  me quedé como un pasmarote,  sin saber muy bien que hacer, cuando mi niña me cascó una solemne torta.. y entonces alucinando,  le dije: “ No vuelvas a pegar a nadie así y menos a tu madre…”.

La puse en un rincón durante media hora al menos, para que entendiera que lo que lo había hecho estaba realmente mal. Aunque luego…. pensando un poco, puede ser que la niña se sienta un poco rara en su primera semana de colegio, después de 3 años con su madre a todas horas, y quizás a su manera, esté enfadada conmigo, no se……quizás…

Pero.. ¿Porqué los niños pegan a veces sin motivo aparente?

¿Porqué los niños pegan sin sentido o motivo ?

Parece ser que en este periodo (entre los 2 años y los 4) de la vida es muy difícil aceptar que el mundo sea “resistente”, y que las cosas no son como uno quiere o tu las ves. Muchas son las historias que conocemos de padres que nos cuentan que su hijo/hija  ha mordido a fulano, o ha pegado a menganito por un juguete o una muñeca.

Parece ser que la actitud idónea ante estos actos agresivos, tiene que ser el no alarmarse porque este proceso es parte del crecimiento del niño y fundamental en el proceso de socialización de los pequeños. Hay que intentar ayudar a comprender al pequeño porqué esta así y también transmitirle que nosotros también nos enfadamos a veces.

¿Porqué los niños pegan a veces sin sentido?

Por ejemplo, diciéndole frases como: ¿Te has enfadado porqué no podías bañarte hoy en la piscina? o ¡mamá a veces también se enfada o se irrita cuando esta cansada!. Intentaremos después de que haya pasado su enfado, hacerle entender que hay otras maneras de mostrar su su desencanto o frustración.

¿Porqué los niños a veces se frustran?

Lo que nunca hay que hacer es enfadarse con ellos y ponernos muy nerviosos porque entonces reforzáremos ese comportamiento negativo. Aunque como seres humanos que somos, a veces se nos agota la paciencia y entonces no podemos evitar chillar o cabrearnos. Entonces, lo que hay que hacer en ese momento preciso, es retirarse unos minutos, respirar hondo y volver cuando estemos calmados otra vez.

Lo normal es que a partir de los cuatro años, el tema de “ pegar “ vaya transformándose y usen más el lenguaje como herramienta de comunicación de sus sentimientos. La paciencia es la mejor arma que tenemos los seres humanos para enfrentarnos a estas situaciones de frustración, a lo largo de nuestra vida.

Y recordad que antes de enfadarnos con ellos o chillarles, debemos respirar hondo unos minutos, contar hasta 20 y ….¡Todos los agradeceremos en un futuro!.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Estela Larios

Mamá Africa
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.