Primeros días de Guardería para nuestro Bebé

Ahora que estamos a punto de llevar a nuestro niño de nuevo a la guardería, a vuelta de las vacaciones de Navidad, hago memoria sobre cómo fueron allí sus primeros días.

babies care

Teníamos nuestros miedos, como era normal, y aunque nos dijeron que, si bien los niños pequeños, a diferencia de los mayores, no requieren de un periodo de adaptación en el que, poco a poco, se le va dejando más tiempo en la guardería para que la aclimatación sea paulatina y no sea “traumática”, no sabíamos cómo iba a reaccionar.

¿Echaría de menos a su madre, a la persona que no se había separado de él ni un instantedudas
sus primeros cinco meses de vida? ¿Aceptaría que otras manos le cambiasen el pañal, le vistiesen, le diesen de comer? ¿Dormiría bien, se adaptaría al mayor nivel de ruidos de la guarde en comparación con los de casa? ¿Daría problemas a la hora de comer, sabiendo, además, que empezarían con la alimentación complementaria?

Todas esas cosas y muchas más se nos planteaban la primera semana al dejarle. Y, sobre todo, pensábamos en sus estados de ánimo, se nos rompería el corazón si supiéramos que había estado llorando mucho, por ejemplo.

Sin embargo, y quiero empezar animando a los padres primerizos que estén a punto de dejar a sus bebés por primera vez al cargo de otras personas, una vez más nos sorprendió nuestro niño.kinder

Según sus cuidadoras, aunque durante dos o tres días mostraba ciertos indicios normales de “morriña” de su madre, pronto aceptó bien a todas, comía (y sigue comiendo) de maravilla, duerme de fábula. ¡Hasta empezó a usar el chupete sin dificultad, cuando en casa no hacía más que escupirlo! ¡Y se duerme solo en su cuna, el tío, y con nosotros, si no es en brazos no hay tu tía!

Además, aunque su nivel de interrelación con ellos, como es lógico, es muy reducido, el hecho de ver seres de su “tamaño” no puede ser más que positivo. Conocer que el mundo se compone de alguien más que papá y mamá es muy bueno para él.

Otra cosa positiva de su estancia en la guardería es el orden que va adquiriendo para comer, dormir, etc., lo que nos ayuda en casa.

En definitiva, experiencia altamente positiva y recomendable. Si acaso, se hace duro para los padres, ¡que tenemos que esperar todo un día de trabajo para verle! ¡Eso sí que es duro! Eso sí, la carita de alegría que te pone cuando vas a recogerle, no tiene precio.

scuola materna

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.