Protección Solar para Bebés. Cómo Proteger del Sol a mi Bebé.

Consejos de Mamá a Mamá: Protección Solar para Bebés.

¿Qué preferís, vacaciones en la playa o en la montaña? Da igual el destino que hayáis elegido. El sol brillará en lo alto durante todo el día y la mayor parte del tiempo que dura verano proporcionando a nuestros pequeñines una buena carga de Vitamina D ideal para tener unos huesos fuertes, pero también haciendo de las suyas si no tomamos las medidas necesarias para proteger a nuestros hijos de sus rayos y su calor.

protección solar para bebés  playa

A la hora de vestirlos, hay que pensar en cómo vamos nosotros, en qué ropa nos ponermos y de qué material está hecha. Y es que ellos también tienen que llevar poca ropa, y si me apuras, una prenda menos que nosotros. Así nos lo indicó el Dr. Jesús García Pérez, que es pediatra en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Procurad elegir siempre tejidos naturales, como el algodón, que permite una correcta transpiración, y colores claros, porque son estos lo que reflejan la luz del sol ayudando así a disipar el calor.

Para proteger la piel de los peques de la casa de los efectos de los rayos ultravioleta que desprende el sol, es aconsejable aplicar a los niños un protector solar de factor alto. Nosotros usamos cremas solares de factor 50 para nuestra hija. Y se las aplicamos siempre que sale a la calle, sobre todo si lo hacemos en las horas puntas en las que el sol achucha con más fuerza.protección solar para bebés crema solar

Si habéis decidido pasar vuestras vacaciones en la playa, debéis saber que el mar es la mar de beneficioso para la salud, valga la redundancia:

Nos relaja porque ayuda a disminuir la presión arterial, lo que nos proporciona un estado de relax que nos dura varias horas. E incluso dicen que ayuda a combatir el insomnio. Quién sabe, igual funciona con los bebés. Por probar…

Se respira mejor porque a nivel del mar la cantidad de oxígeno es mayor. Y además, cuando el agua de mar entra por los orificios nasales mata bacterias, con lo que despeja la nariz.

La brisa marina, además de refrescar, tiene propiedades medicinales. Cuando sopla, deposita en nuestra piel sales minerales que aportan a esta una mayor flexibilidad.

proteger del sol protección solar para bebésPero la playa también tiene sus inconvenientes:

El sol pega fuerte, sobre todo de 11:00 h a 17:00h . Así que evitad bajar a la playa durante esas horas con los bebés. Los rayos UVA caen a plomo que ni meternos debajo de la sombrilla nos aporta protección suficiente si tenemos en cuenta que tanto la arena como el agua reflejan el calor del astro rey.

Acordaos de darle la crema de protección solar al bebé, bueno, a toda la familia, antes de salir de casa, porque los protectores solares tardan una media hora en empezar a hacer efecto.

Si no queremos que nuestro hijo coja una insolación, es aconsejable llevarle con la cabeza cubierta. Bastará con una gorra o un gorrito que podemos humedecer si hace mucho calor para que esté más fresquito.

gorrito para el sol

Hay que ofrecer a los niños agua a cada ratito. Sólo así estarán bien hidratados.

El agua y el sol abren el apetito, así que no viene mal echar un tentempié por si el niños tiene hambre. La comida que se lleve tiene que estar bien refrigerada o aguantar bien el calor, por supuesto. La fruta es una buena opción, porque refresca e hidrata.

Al contrario de lo que  mucha gente piensa, el sol afecta más si cabe a nuestra piel en la montaña. Con más razón a la de los chiquitines. Así que si os habéis decidido a pasar unos días en el monte, tampoco estaréis a salvo de “Lorenzo”. Ahora, los consejos a tener en cuenta son los mismos: protección solar, hidratación, ropa fresca, gorra…

Para finalizar, os dejo un vídeo de la aecc en el que se cuenta cómo y cuánto nos protegemos y protegemos a los nuestros de los rayos del Sol. Y recordad: la piel tiene memoria…

Si te ha gustado: Protección Solar para Bebés, compártelo con tus amigos en tu Red Social, Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada . Guarda el enlace permanente.