¿Sushi o Marisco? ¿Pescado congelado o fresco? ¿Qué puedo comer en el embarazo?

Ya que hemos hablado de la toxoplasmosis, hablemos ahora de la anisakiosis, que es una enfermedad producida por el parásito anisakis. Este parásito vive en ciertos pescados, y se puede transmitir al hombre si este los ingiere y provocarle la anisakiosis. Esta infección afecta normalmente a estómago e intestino. En la forma que afecta al estómago, se presenta dolor en él, náuseas y vómitos, que aparecen a las pocas horas de la ingestión del pescado parasitado. En la del intestino, los síntomas se presentan tras varios días de haber ingerido el pescado parasitado y suelen ser más llamativos, con dolor intenso en la parte baja del abdomen, náuseas y vómitos, a veces fiebre, diarrea y sangre oculta en las heces. También puede afectar el anisakis dando reacciones alérgicas, con urticaria y lesiones en la piel.

Los pescados que más suelen contener más anisakis son: el bacalao, la sardina, el boquerón, el arenque, el salmón, el abadejo, la merluza, la pescadilla, la caballa, el bonito, el jurel, o el calamar. Las larvas del parásito sobreviven siempre en el pescado cuando este está crudo y no ha pasado por congelación previamente,  también cuando están ahumados, en vinagre, seco, marinado, en semiconserva, o cocinado a baja temperatura (como al microondas). Por lo tanto,  si quéreis comer pescado tipo sushi o cualquier otro pescado  ahumado, o en vinagre, se aconseja congelarlo a -20ºC durante al menos dos días, para destruir el parásito. Por otro lado, para comer pescado cocinado, debes cocinarlo a altas temperaturas (entre los 55 y los 70 ºC durante 10 minutos por lo menos) cosa que no ocurre con la plancha en la sartén cuando damos “vuelta y vuelta”, hay que dejarlos más tiempo.

Lo mismo ocurre con el marisco, las ostras, las conchas finas, las almejas, etc. Todas deben ser congeladas previamente o pasadas por altas temperaturas (las gambas se deben cocer por ejemplo).

Por otro lado ¿qué pasa con el atún y los pescados que contienen mercurio?

Los pescados grandes como el pez espada, tiburón, emperador, caballa o atún rojo (el que se suele comer en filetes grandes), tienen un alto contenido en mercurio, este metal se almacena en el tejido graso del pez, de ahí que el perjudicado sea el pescado azul. En las embarazadas el nivel alto de mercurio puede provocar alguna afectación al bebé a nivel de su desarrollo neuronal. Esto quiere decir que se aconseja que la embarazada no coma estos pescados. El atún, que es el más común en la dieta mediterránea, puede comerse en lata, ya que enlatado tiene menos contenido en mercurio. Hay mucha bibliografía diferente sobre la cantidad que puede comerse, pero lo más visto es que se aconseja comer entre una lata y una lata y media a la semana sin preocupación, no más de esto. Sin embargo, nada de pez espada, emperador o tiburón.

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Alimentación, Embarazo, Salud. Guarda el enlace permanente.