Vacuna contra la Varicela, la última polémica sanitaria

La vacuna contra la varicela, lejos de ser un remedio (que lo es), se está convirtiendo en un problema.

images-4images-5

Su administración en bebés de quince meses (el nuestro estaría a solo cuatro de tener que ponérsela) sólo estaba subvencionada en Navarra, Ceuta y Melilla. Pero el hecho de no estar subvencionada no era impedimento para que los padres, según su propio criterio y siguiendo la mayoría de las veces las recomendaciones del pediatra (ferviente defensor de la vacunación como método de prevención), adquiriesen vacunas costeándose ellos al completo el tratamiento (que no suele ser barato, dicho sea de paso). Ejemplos de estas vacunas sin ayuda son el Prevenar (vacuna contra el neumococo) y el Rotatek (vacuna contra el rotavirus) que están, previo pago, al alcance de los padres en las farmacias españolas.

vacuna varicela, nuevas normas

El problema que existe en el caso de la vacuna contra la varicela es que ya no se puede encontrar en ninguna farmacia de nuestro país.

¿Por qué?

Las autoridades sanitarias han considerado conveniente administrarla a los doce años y no antes. Estiman que, si bien la mayoría de los casos de varicela se dan antes de los diez años (cuando podrían ser susceptibles de ser vacunados), la verdadera virulencia de la enfermedad se produce en edad adulta y es cuando, mediante la vacuna (a los doce años) se pretende evitar males mayores. Si el individuo se infecta con el virus de niño, la enfermedad suele tener consecuencias leves pero, digamos, hace a la especia (la humana en este caso) más fuerte ante futuras infecciones en individuos que no hayan pasado la enfermedad. De ahí la decisión de las autoridades sanitarias de no sólo retirarla del calendario de vacunación sino de circulación.

vacuna varicela

Pero, ¿qué pasa cuando, como se han dado, se producen casos reactivos serios afectando a piel, huesos, pulmones, incluso al cerebro o provocando la muerte? El caso de la niña de Treviño que, por desgracia, falleció como consecuencia de una varicela pone en el ojo del huracán la decisión de retirar por completo la vacuna. Aquellos padres que, por miedo por sus propios hijos, por convencimiento a favor de las virtudes de la vacunación en época infantil o por ambas razones quieren adquirir la vacuna tienen que recurrir a farmacias de Andorra, Francia, Portugal… con la incertidumbre de desconocer si algún centro de salud en España se arriesgará a administrar esta vacuna contra la varicela de “estraperlo”.

Malos tiempos para la prevención y excelentes para la polémica sobre esta vacuna.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.